domingo, 28 de junio de 2015

¿Realmente necesitamos dormir 7 horas?

En el último tiempo ha aumentado la preocupación de las personas por las horas de sueño, llegando a alarmarse cuando se dan cuenta que duermen menos o más de lo recomendado por las instituciones y profesionales de la salud.

Pero para el doctor Meir H. Kryger, profesor de medicina de la Universidad de Yale (Estados Unidos) y especialista del sueño, esto es algo muy relativo.

“Durante años, se nos ha dicho que los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño. Si el sueño de una persona se desvía de ese rango, se cree que tienen mayor riesgo de hipertensión, ataques al corazón, derrames cerebrales, obesidad, accidentes automovilísticos, e incluso de muerte”, comenta el experto en una columna recogida por el portal de psicología Psychology Today.

Y aunque las recomendaciones están en lo correcto, el médico explica que hay dos cosas que se deben tener en cuenta. “En primer lugar, una asociación entre un mal resultado (por ejemplo, la muerte) y el exceso de sueño, no significa que el exceso de sueño provoque la muerte. En segundo lugar, también hay que recordar que las recomendaciones son para una población de gente, no para una sola persona”, indica.

El doctor señala que si bien la investigación ha demostrado que aumentan las tasas de muerte entre las personas que duermen más de 10 horas o menos de 6, esto no quiere decir que estas cantidades de sueño sean las causas directas de la muerte. Meir dice que es muy probable que las personas que duermen demasiado en un período de 24 horas tengan un trastorno como apnea del sueño, y que sea esa condición la que les causa la muerte, no la cantidad de sueño. “Del mismo modo, si las personas duermen menos de seis horas, pueden ser por síntomas que hacen que el sueño se reduzca, tales como un dolor severo. Estos síntomas pueden ser causados ​​por cáncer, insuficiencia cardíaca o problemas respiratorios que pueden resultar en un aumento de la tasa de mortalidad”, enfatiza.

¿Las personas que duermen muy poco, o que mantienen horarios inusuales, siempre están arriesgando su salud?
Kryger asegura que no. “Hace poco me encontré con varias personas que dormían muy poco y estaban despiertas, alerta, y se sentían bien, sin problemas médicos. Uno durmió tres horas en un día. Otro era un trabajador por turnos que trabajaba por las noches, y dormía de 11 a.m a 1 p.m., y luego otra vez entre las 7 y las 9 pm. Sólo durmió cuatro horas. Él llegó a donde mi para ‘mejorar su sueño’, pese a que no tenía ninguna intención de cambiar su patrón de sueño. Sus hábitos ‘anormales’ habían permanecido igual durante unas tres décadas sin presentar ningún problema de salud o de su estado de ánimo”, dijo el profesional.

Asimismo, el médico explica que algunos grandes deportistas y actores de teatro también pueden adoptar patrones de sueño inusuales. “Terminan durmiendo mucho más que lo ‘recomendado’ de siete a nueve horas”, dice Meir, explicando que algunos atletas duermen siesta justo antes de una competencia. “Ellos aprecian la ventaja del estado de alerta extra que el sueño adicional proporciona. También permiten a su cuerpo recuperarse de la actividad extenuante”, comenta.

Del mismo modo, algunos actores pueden quedar tan acelerados después de un espectáculo nocturno que no pueden dormir por varias horas después de una actuación, “sin embargo, pueden dormir hasta la tarde del día siguiente”, indica el experto.

¿Cómo saber cuántas horas de sueño necesito?
Meir dice que la única forma de saber cuánto sueño necesitamos es muy simple: “La cantidad de sueño que te deje despierto, alerta, de muy buen humor, y funcionando en tu mejor momento”. Así que no tienes que apegarte a la regla de dormir entre 7 y 9 horas, pues puede que tu organismo necesite menos o más que eso.

De hecho, se estima que el 5% de la población pertenece a los llamados “dormidores cortos”, personas que duermen 6 horas o menos y funcionan bien. Mientras otro 5% corresponde a los “dormidores largos”, quienes necesitan más de 9 a 10 horas.

Pero si aún no tienes claro si estás durmiendo lo suficiente, puedes tomar este sencillo test de 1 minuto, diseñado por el psicólogo británico Richard Wiseman.

Según explica este último, cuando te falta sueño experimentas “apagones” o “pestañazos” muy cortos llamados “microsueños”. Estos, son episodios en los que involuntariamente te duermes durante unos pocos segundos, y no eres conscientes de lo que está sucediendo a tu alrededor.

Esta situación podría ser particularmente molesta si tienes que trabajar o estudiar, e incluso llegar a ser peligrosa si vas a conducir.

En el video, Wiseman pide a los espectadores a ver un clip de animación, donde una escena cambia después de un par de segundos y luego vuelve nuevamente a la escena original. Si no detectas ciertas cosas que se modificaron, entonces necesitas descansar más.

Además de esta sencilla prueba, Wiseman añade que hay otras formas simples de saber si debes dormir más. Si te es imposible levantarte sin poner un despertador por las mañanas, si te quedas dormido a los 5 minutos de meterte en la cama, o requieres de mucho café para mantenerte durante el día, debes considerar mejorar tus hábitos de sueño.

Un nuevo software transforma las ondas cerebrales en palabras

Por un segundo intenta imaginar un ordenador sin teclado. Uno en el que todo o que pienses se transcribe directamente de tu mente a la pantalla. Este futuro de “manos libres” podría estar a la vuelta de la esquina: científicos del Schalk Lab, en Nueva York, han creado un software que se conecta a las ondas cerebrales y las convierte en palabras.

El software se llama Brain -To -Text y tiene el potencial para cambiar la calidad de vida de aquellos que han perdido la capacidad de comunicarse de manera efectiva, como por ejemplo Stephen Hawking quien a menudo tiene que desplazarse a través de las letras del alfabeto de una en una al escribir mensajes. El proceso es lento y laborioso, pero este nuevo programa informático podría cambiarlo todo.

El estudio, publicado en Frontiers of Neuroscience, precisaba de voluntarios que ya tuvieran electrodos en sus cerebros requiere. Esto era imprescindible ya que las ondas cerebrales emiten señales demasiado débiles como para recoger señales suficientemente nítidas como para identificar las letras individuales.

Esto limitaba el número de personas que podían participar en el ensayo científico. Por lo tanto el equipo escogió a siete personas, todas sufrían de epilepsia y ya tenían electrodos implantados en su cerebro. Por desgracia para los investigadores, en los casos de epilepsia, los electrodos se colocan solamente en las regiones del cerebro que precisan ser observadas, por lo que no se distribuyeron uniformemente.

Como no había modo de evitar esta limitación, se pidió a los participantes que lean diferentes pasajes, de distintos libros en voz alta, mientras sus datos neuronales eran leídos por un ordenador.

Mientras los voluntarios leían, el programa tuvo que aprender a reconocer los sonidos y hacerlos coincidir con la onda cerebral correspondiente. Finalmente, el equipo fue capaz de recoger diferentes patrones cerebrales y unirlas a los sonidos. Los resultados fueron más precisos que otros modelos de reconocimiento de voz.

"Esto es sólo el comienzo – afirma“, dijo Peter Brunner, coautor del estudio –. Las perspectivas de esto son realmente infinitas." Mientras los software tradicionales de reconocimiento de voz tienen miles de horas de datos que lo modelan y perfeccionan, Bran-To-Text tiene sólo dos o tres muestras de siete personas. Con más pruebas y ajustes, el software sólo puede conseguir mayor precisión.

Por ahora la tecnología no está disponible comercialmente ya que en cuestiones de cerebro, todos somos verdaderamente distintos. A esto se une que el riesgo de colocar electrodos debe estar compensado por el beneficio que se obtenga por contar con el programa.

15 simples y geniales trucos para facilitarte la vida en el hogar

Según el diccionario oficial de Oxford un Lifehack “es una estrategia o técnica adoptada con el fin de gestionar el tiempo y las actividades diarias de una manera más eficiente”. Y como todos deseamos vivir el día a día aprovechando al máximo nuestro tiempo y recursos, aquí te mostramos 15 soluciones simples, útiles y baratas para resolver los problemas más comunes de tu vida cotidiana.

Cortar cebolla sin llorar

¿Te molesta que tus ojos se conviertan en cataratas cada vez que te pones a cortar cebollas? Una buena forma de evitar las lágrimas es masticar goma de mascar mientras manipulas esta verdura. Cuando lo haces, las glándulas lagrimales se inflaman a causa de los componentes químicos de la golosina y evitan que te pongas a llorar.

Mezcla de panqueques

A todos nos encantan los panqueques. El problema es que a la hora de cocinarlos la mezcla que preparamos termina ensuciando toda la cocina. Una buena alternativa para evitar esa situación y no hacer un enchastre luego de terminar tu receta es colocarla dentro de un envase vacío para condimentos. De esa forma podrás colocar la cantidad necesaria sobre la sartén y además mantener la limpieza.

Limpiar el teclado con papelitos adhesivos

Cuando ya no te sirvan más los recordatorios que escribiste en los populares papelitos de colores con adhesivo en el dorso, los puedes utilizar como herramienta de limpieza. Los teclados de las computadoras acumulan pelos, pelusas y otros deshechos entre las teclas que son difíciles de alcanzar debido a que la suciedad queda atrapada. El pegamento de los papeles te ayudará a remover la basura acumulada y mantener tu computadora limpia.

Diario para el tacho de basura

Siempre que nos dirigimos a cambiar la bolsa del cesto para basura nos encontramos con la sorpresa de que algún desperdicio líquido se escurrió por un agujero y ensució el exterior. Para evitar esta desagradable situación puedes colocar hojas de diario en el fondo de las bolsas y así impedirás que los fluidos contaminen el tacho.

Identificar las valijas

¿Alguna vez te confundiste y tomaste el equipaje de otra persona pensando que era el tuyo? Las valijas, maletines y bolsos suelen ser bastante similares y resulta difícil identificarlas en las cintas de los aeropuertos. Para lograr reconocer tu equipaje puedes atar una tela de color en las manijas y así evitar tomar la maleta de otro pasajero.

Enfriar rápidamente una bebida

Si quieres enfriar una botella pequeña o lata de gaseosa que está a temperatura natural existe una solución sencilla y bastante rápida para ti. Envuelve el envase de la bebida con una toalla de papel previamente mojada con agua y colócala en el congelador. Espera unos 15 minutos y notarás que estará helada y lista para tomar.

Espaguetis para prender velas

Casi siempre que intentamos prender una vela dentro de un frasco o recipiente nos quemamos con el fuego del fósforo y además no conseguimos encender la mecha. No te preocupes, tenemos un método ingenioso y barato para solucionar este problema. Toma un espagueti crudo del paquete y luego de encender uno de los extremos tendrás una cerilla perfecta para prender la vela dentro del recipiente.

Proteger tus dedos

¿Eres de los que no se dan tanta maña con las herramientas y cuando trabajas con clavos te golpeas los dedos con el martillo? En lugar de sostenerlos con tus manos, utiliza una pinza para sujetar la ropa y evitarás lastimarte. Las de madera suelen funcionar mejor que las de plástico y el clavo queda más firme cuando se utiliza ese material.

Lista para las compras

En muchas ocasiones llegamos al supermercado y justo antes de comenzar a buscar las provisiones descubrimos que olvidamos traer la lista de las compras. Existe una nueva solución rápida y sencilla para no volver a cometer el mismo error. Toma una fotografía de tu heladera abierta con tu celular ni bien termines de guardar las cosas de la última compra. La próxima vez que olvides el listado tendrás esa imagen para usar en lugar de la clásica anotación de papel.

Velcro para las alfombras

Muchos padres se ponen a protestar cuando la alfombra de la sala de estar aparece arrugada o en una posición diferente a la que la habían dejado antes de salir. Para evitar que esto vuelva a suceder se puede pegar cuatro láminas de velcro en el piso para sujetar los cuatro extremos de la alfombra. Con ese método ya no la volverás a encontrar en otra ubicación de la habitación.

Cupcakes equilibrados

Algunos cupcakes tienen demasiado bizcocho en el inferior y no tanta crema en la parte superior. Para solucionar este desequilibrio lo mejor es que cortes la parte de la masa a la mitad y entre medio coloques la porción cremosa. Te quedará un riquísimo alfajor con proporciones más parejas que la forma tradicional.

Patas nuevas para el teclado

¿Tuviste la mala suerte de que se rompa una de las patas que sostiene el teclado de tu computadora? Tranquilo, no es tan grave como parece. Una buena manera de solucionar este inconveniente es utilizar las pinzas metálicas de los clips para reemplazarlas por las rotas y curar la cojera del teclado.

Sujeta sorbete

Los sorbetes que utilizamos para beber latas de gaseosas terminan en el piso siempre que aparece un viento fuerte o hacemos un movimiento brusco. Una solución simple es girar la tapa, o "chapita" que sirve para abrir la lata hasta que tengas lugar para pasar el sorbete por la abertura que funciona de manija. Así quedará bien sujetado y ya no se escapará tan fácilmente.

Atrapapolvo

Si tienes que hacer una perforación pequeña en la pared para colocar un tornillo o clavo y quieres evitar ensuciar el piso, tienes que probar este método: pega un papel de los que traen adhesivo en el dorso y luego dóblalo por la mitad. Así obtendrás un mini estante que servirá para atajar todo el polvo del agujero recién perforado.

Tazas al revés

Una buena manera de ganar espacio en las alacenas de la cocina es colocar los tazones al revés. De esta forma obtienes una superficie plana para apoyar otras tazas encima y conseguir más lugar para almacenar diferentes utensilios. Más allá de que parece algo obvio, todavía hay muchas personas que no conocen esta solución.

Si sonríes confían mas en ti

Hablemos de la primera impresión, ha sido demostrado que por lo general se centra en dos rasgos: honradez y capacidad. Sin embargo, un nuevo estudio señala que, si bien los rasgos faciales generalmente percibidos son relativamente estáticos, esos rasgos percibidos como signo de confianza a menudo cambian.

Piensa en esa persona que viste en el supermercado: Si tenía el ceño fruncido, tu primera impresión (formada en menos de un segundo) puede haber sido de escepticismo respecto a confiar en ella, pero si tu primer contacto hubiera sido momentos después cuando ella sonrió al empleado de la caja, tu percepción habría sido diferente.

Las percepciones de confianza parecen basarse en la musculatura dinámica de la cara, que puede ser alterada ligeramente, mientras que la percepción de la capacidad depende de la estructura del esqueleto inmutable del rostro sugiere la investigación.

En otro estudio del profesor Jonathan Freeman, afirma que "Los cambios sutiles en nuestra musculatura facial pueden alterar fácilmente la percepción de confianza de la gente".

Los resultados de los distintos experimentos realizados, que fueron publicados en el diario, Personality and Social Psychology Bulletin, apuntan a la misma conclusión, que las primeras impresiones se basan en la musculatura facial.

14 señales de que no estás tomando suficiente agua

Nuestro organismo necesita alrededor de dos litros de agua por día para funcionar con normalidad y evitar problemas de salud. Cuando no ingerimos las cantidades necesarias el cuerpo comienza a enviar señales para que se reponga el porcentaje de líquido perdido. En el siguiente artículo encontrarás 14 signos de que no estás bebiendo suficiente agua. 
  • Sed excesiva La sensación de sed se genera cuando el cuerpo pierde entre el 1% y 2% de su volumen total de agua. El cerebro envía una señal al resto del organismo para que comencemos a sentirnos sedientos y caigamos en la cuenta de que necesitamos beber líquido. El proceso se repetirá hasta que los niveles de agua vuelvan a la normalidad. La sed es uno de los indicadores más comunes y efectivos del cuerpo.
  • Boca seca Cuando las membranas mucosas de la garganta y boca no presentan la lubricación adecuada la boca se reseca. La única solución para este signo de deshidratación es ingerir agua. Otras bebidas como las gaseosas o refrescos azucarados solo cortarán los síntomas por un período corto de tiempo. Ante esta situación los especialistas también recomiendan evitar el café y el té. El alto porcentaje de cafeína de esas infusiones hacen que la boca se reseque.
  • Piel reseca Uno de los signos de deshidratación más comunes en las personas es la resequedad en el cutis. La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y requiere abundante agua para permanecer hidratado. Al no presentar los volúmenes necesarios para cumplir con sus funciones el cuerpo deja de producir sudor y al no producir sudor, no se logran eliminar las toxinas. Esto generará múltiples inconvenientes como ardor, picazón o cortaduras. 
  • Orina oscura El color de la orina es otro buen indicador para saber si necesitamos hidratarnos. Si el color es amarillo claro significa que estamos tomando suficiente agua. Cuando es amarillo oscuro significa que los riñones están almacenando líquidos para mantener activas otras funciones corporales, como la desintoxicación, y es necesario beber agua. Las personas mayores deben prestar especial atención al color de la orina para darse cuenta si necesitan hidratarse porque la señal de la sed se torna menos eficiente con el paso del tiempo. 
  • Mal humor Estudios realizados por el Instituto de Investigación de Medicina Ambiental de Estados Unidos y la Universidad de Connecticut señalan que cuando el cuerpo presenta signos de deshidratación nuestro estado de ánimo se altera y comenzamos a sentirnos tensos o enojados. "Nuestra sensación de sed en realidad no aparece hasta que estamos un 1% o 2% deshidratados. Para entonces, la deshidratación ya ha empezado a impactar a nuestra mente y cuerpo", reveló Lawrence E. Armstrong, Director de las investigaciones. 
  • Ojos secos La sequedad ocular se produce por falta de hidratación. Si el cuerpo no cuenta con suficiente cantidad de agua --de 8 a 10 vasos diarios-- los lagrimales se secan y pueden ocasionarse varias lesiones. Esta situación se agrava si la persona utiliza lentes de contacto. Asegúrate de beber abundante agua para que el organismo logre producir suficientes lágrimas y mantener humedecida la membrana mucosa que resguarda al ojo y evita diferentes tipos de infecciones. 
  • Cansancio La falta de agua en los tejidos disminuye la velocidad de la actividad enzimática y el cuerpo debe recurrir a los líquidos que se almacenan en la sangre para cumplir con todas las funciones. Esa situación hace que comience a faltar oxígeno y nos sintamos cansados o somnolientos. Si practicas deporte y además tienes una actividad laboral demandante será necesario que te hidrates con mayor frecuencia para generar la energía que el cerebro requiere y mantener el resto de las funciones eficientes. 
  • Hambre Cuando el cuerpo presenta signos de deshidratación es muy común confundir la necesidad de ingerir líquido con el hambre. Este fenómeno se produce porque la señal de sed llega a través de las mismas hormonas (leptina y grelina principalmente) que las del apetito. Los nutricionistas recomiendan beber agua cuando sentimos hambre y luego esperar unos minutos. Si la sensación continúa, significa que tenemos que comer. Si el deseo de comer desaparece, quiere decir que era sed. 
  • Dolores articulares Estudios realizados en personas que manifiestan dolores articulares indican que la causa de las dolencias se deben en gran medida a la falta de hidratación. Los cartílagos almacenan un alto porcentaje de agua (80%) para mantener las articulaciones lubricadas y evitar que los huesos se rocen entre sí. Este proceso suaviza todos los movimientos del cuerpo, evita impactos bruscos que puedan dañar la estructura ósea e impide que aparezcan los daños típicos de la artritis. 
  • Problemas digestivos La falta de agua afecta directamente las funciones normales del intestino y hace que el proceso digestivo se torne más lento. Al desacelerarse este mecanismo se acumulan desechos en el intestino grueso y se produce estreñimiento. La acidez estomacal y la indigestión también se ocasionan por la disminución de mucosidad provocada por la falta de líquidos en el organismo. Si estos síntomas persisten el colon se inflama y con el paso del tiempo aparecen infecciones más graves como la colitis. 
  • Dolor de cabeza Si nuestro organismo presenta niveles de agua más bajos de los normales los vasos sanguíneos del cerebro se inflaman para estimular la circulación y se produce la sensación de migraña o dolor de cabeza. Cuando estamos deshidratados el cuerpo pierde la capacidad de regular la temperatura y la mejor solución es beber un gran vaso de agua fría para volver a establecer los parámetros normales. 
  • Envejecimiento prematuro Claudia Andrea Yáñez Jacques --médica certificada por el Consejo Mexicano de Dermatología-- sostiene que si la deshidratación se encuentra alrededor del 2% “comienzan a presentarse pliegues, arrugas y manchas, que dan pauta a un envejecimiento prematuro”. Cuando nacemos nuestro cuerpo contiene un 80% de líquido, pero el porcentaje cae al 70% al pasar a la adultez y continúa disminuyendo con el paso del tiempo. Para evitar el deterioro del organismo, mantenerse saludables y preservar la piel fresca es muy importante ingerir dos litros de agua por día. 
  • Hipertensión La sangre que fluye a través de nuestro cuerpo está compuesta por un 90% de agua. Cuando el organismo se encuentra deshidratado se torna más espesa y esa situación empeora la circulación, hace que se contraigan los vasos sanguíneos y genera hipertensión. En los casos más extremos la deshidratación aguda puede ocasionar muerte por shock hipovolémico. Este fenómeno se produce por el descenso rápido de la circulación sanguínea que impide la llegada de oxígeno a los diferentes órganos y tejidos del cuerpo. 
  • Depresión Una investigación publicada por la Universidad de Tufts reveló que la deshidratación puede causar depresión y ansiedad. Los estudios realizados sobre diferentes atletas indicaron que la falta de agua en el tejido cerebral reduce la energía eléctrica necesaria para que el organismo funcione con normalidad. El estado de ánimo de los estudiantes que se sometieron al experimento se encontraba afectado por el bajo porcentaje de líquidos a la hora de someterse al examen. 

Toda la humanidad cabe en un solo país (La mentira de la "superpoblación").

Si echamos un vistazo al volumen que ocupa el ser humano, advertiremos que casi no somos nada como especie: apenas unos millones de toneladas de masa.

Si juntaramos a toda la humanidad podría vivir en una  megaciudad del tamaño de España, todos cabrían allí. Lo cual nos dice dos cosas. La primera, que la Tierra es mucho más grande de lo que sospechamos, y que no hay superpoblación por falta de espacio, sino por escasez de recursos.

Siguiendo con esta línea: ¿Cuántos cementerios necesitaremos para morir todos? ¿En qué isla podríamos vivir? ¿Cuántas veces nos han dicho que había superpoblación y luego ha resultado que no era así?

Ocupamos muy poco
Somos muy pocos seres humanos. Esta idea pudiera parecer contraintuitiva. Sobre todo si atendemos a las alarmas por superpoblación, o nos encontramos en hora punta en unos grandes almacenes. Pero si tenemos en cuenta que nuestro cerebro no está preparado para asimilar poblaciones superiores a 150 individuos (número de Dunbar), entonces todo adquiere un nuevo sentido. Porque si ponemos las cifras en perspectiva, somos pocos, muy pocos. Toda la masa humana apenas alcanza los 400 millones de toneladas. Es una cifra irrisoria si la comparamos con, por ejemplo, la masa de todos los insectos del planeta.

Para advertir lo que eso supone imaginemos que España es una gran ciudad con la densidad demográfica de Madrid. Pues bien, en ella cabrían holgadamente los siete mil millones de personas que hay en la Tierra. Y sobraría mucho espacio. El problema de los seres humanos es que no viven en un solo punto, sino esparcidos desigualmente por toda la superficie, hasta el punto de que hay continentes prácticamente vacíos. Como planetas extraterrestres.


Somos tan pocos individuos que, si nos apiñáramos en menos espacio, casi como en una pirámide de Rugby, todos nosotros cabríamos en una pequeña sección del cañón del Colorado. 

O, como explica Randall Munroe en su libro ¿Qué pasaría si…?, todos cabríamos en Rhode Island. Incluso si toda la humanidad, apiñada en Rhode Island, decidiera dar un salto simultáneamente: De media, los humanos podemos saltar en vertical quizá medio metro en un buen día. Incluso si la Tierra fuese rígida y respondiese al instante, solo se desplazaría hacia abajo una distancia menor que la anchura de un átomo.
Otra analogía es la propuesta por Cristina García-Tornel en su libro Compendio general e innecesario de cosas que nunca pensó que le fueran a importar, empleando Tenerife como ejemplo: Si tenemos en cuenta que la población mundial es de 7000 millones de personas y que cada uno de nosotros ocupa un área de 0,15 metros cuadrados, significa que, si nos juntamos, unos con otros, bien pegados, rellenaríamos un área de 1050 kilómetros cuadrados. Es decir, la humanidad entera ocuparía un poco más de la mitad de la isla de Tenerife.
Irónicamente, los muertos sí que ocupan un gran espacio. No me refiero a los muertos que se incineran, ni tampoco a los zombis, sino a los que se entierran. En un país como Gran Bretaña, por ejemplo, las tumbas están dispuestas en hileras en espacios de 8 metros cuadrados. Una habitación de tamaño medio. Anualmente, en Gran Bretaña fallecen 800.000 personas. Tal y como explica Graham Tattersall en su libro Cómo los números pueden cambiar tu vida, solo que el 30 % de ellos se entierren, supone que anualmente se usan casi 2 millones de metros cuadrados en tumbas (240.000 muertos por 8 metros cuadrados). Es decir, 560 campos de fútbol al año.

El Apocalipsis que nunca llega
Desde hace doscientos años se nos está alertando acerca del exceso de población y de la escasez de recursos, desde que el economista Thomas Malthus publicara sus primeros escritos a propósito de este tema.

Desde entonces, las voces agoreras han ido en aumento, pero siempre se han equivocado en todas sus estimaciones. Por ejemplo, el biólogo Paul Ehrlich, en 1970, publicaba en La explosión demográfica que para el año 1980 unas cuatro mil millones de personas morirían de hambre. Lo que ha ocurrido, sin embargo, es que cada vez hay menos personas en el mundo que mueren de hambre. En 1980, el economista Julian Simon sugerían que en 1990 cinco metales estratégicos subirían estrepitosamente de precio debido a su escasez. Tampoco ha ocurrido, más bien el contrario.

Como señala el psicólogo cognitivo Steven Pinker en su libro La tabla rasa, la razón de que los pronósticos maltusianos se equivoquen tan a menudo reside en que subestiman los efectos del cambio tecnológico. Por ejemplo, los pronósticos de la agricultura del siglo XX se hacían linealmente, pero la tecnología permitió que la agricultura crecieran exponencialmente: usando el mismo terreno, se obtenían más alimentos.

Además, a medida que hay más seres humanos, también hay más incentivos para crear soluciones que combatan la escasez, que a su vez surgen de más cabezas: porque hay más humanos. Es decir, al haber más humanos, hay más incentivos para que surjan más ideas a fin de cubrir su supervivencia, y también hay más ideas porque hay más cerebros pensando en ellas. Hay más ingenieros, expertos en genética, más tecnofilántropos. Como señala el economista Paul Romer en el libro de Pinker: Todas las generaciones han percibido los límites al crecimiento que resultarían de unos recursos finitos y unos efectos secundarios no deseables si no descubrían nuevas fórmulas o ideas. Y todas las generaciones han subestimado el potencial para encontrar nuevas fórmulas e ideas. Ha sido constante la incapacidad de comprender cuántas ideas quedan por descubrir.

Por ejemplo, hace apenas unas décadas parecía que habíamos logrado obtener el máximo de comida de la agricultura mundial. Parecía que muchas bocas se quedarían sustento. Pero Fritz Haber y Carl Bosch idearon un sistema para fabricar grandes cantidades de fertilizante de nitrógeno inorgánico, multiplicando por diez la eficiencia de la agricultura.

El aluminio también era tremendamente caro hasta que en 1886 se descubrió una forma barata de extraerlo: la electrólisis. Ahora el aluminio es barato y accesible para todo el mundo.

Más personas, más cabezas, nuevos espacios
Actualmente somos siete mil millones de personas. Si las tendencias no se invierten, para 2050 seremos casi diez mil millones. Así que tampoco parece que tengamos otra opción que confiar en las nuevas mentes para resolver nuevos problemas de escasez, tal y como explica Peter H. Diamandis en su libro Abundancia. Con un añadido: que quizá se produce una regulación espontánea. En los países pobres o en vías de desarrollo se tienen muchos hijos porque hay una gran probabilidad de que no todos sobrevivan. En los países más prósperos, sin embargo, la natalidad arroja números negativos.

Quizá el poder de nuevas ideas debido a la presión demográfica mezclado con la autorregulación de la natalidad reconfiguren el mundo de formas que aún no podemos prever. Lo iremos descubriendo sobre la marcha.

En realidad somos muy pocos seres humanos (o tal vez la cuestión no tiene sentido: ¿pocos o muchos respecto a qué?). Tenemos la sensación de que somos demasiados porque, desde los medios de comunicación, nos alertan ante la escasez de recursos para todos. Pero ¿y si se proporcionara un salto cuántico en la eficiencia del consumo? ¿Y si la tecnología ofreciera más energía, comida y cosas en general para saciar a trillones de seres humanos? Entonces seríamos pocos, muy pocos. Y tal vez aún somos un planeta atrasado que no ha llamado la atención de civilizaciones galácticas precisamente por esa razón: porque somos un puñado raquítico de provincianos ocupando una fracción mínima de un planeta minúsculo.

Cuando superemos esa barrera tecnológica y también psicológica, tal vez, y solo tal vez, estemos preparados para colonizar nuevos espacios de hechuras incomensurables.

¿Se enamoran los animales?

Una pregunta muy interesante que surge cuando hablamos de las relaciones sociales en el reino animal es si los animales se enamoran.

Muchas personas así lo consideran, a pesar de que los biólogos que estudian dichos comportamientos se muestran cautelosos antes de dar una respuesta afirmativa.

En cualquier caso lo que sí resulta cierto es que hay animales cuyas conductas sugieren algún tipo de elección distintiva a la hora de aparearse.

Animales que se aparean a largo plazo

Cisnes


Estos hermosos animales suelen aparearse para toda la vida y solo buscan una nueva pareja cuando la que tienen muere o se pierde. Al parecer comienzan el proceso de selección a los 2 o 3 años de edad y seducen al sexo opuesto sumergiéndose en el agua y moviendo sus cuellos. Una conducta muy especial que poseen es que se dan besos en el pico y, al hacerlo, se forman figuras de corazones.

Gansos

Aunque parezca increíble, los gansos son animales muy leales a sus parejas, con las que desarrollan relaciones a largo plazo. Desde luego, son mecanismos adaptativos desarrollados para potenciar el proceso de la cría. La monogamia parece ser una buena solución para que se garantice de manera óptima el futuro de la especie.

Patos mandarines

Los patos mandarines no mantienen su fidelidad de por vida, pero sí lo hacen durante algunas estaciones. Mientras la hembra incuba, el macho mantiene una conducta promiscua; esta durante este período encuentra un socio temporal que la acompaña.


Grulla de cola blanca

La grulla de cola blanca es un ave oriunda de la India, país donde es considerada un símbolo de la fidelidad conyugal. Se aparean para toda la vida y cuando uno de los dos pierde al compañero, se deja morir de inanición. Por esa razón es tradición que las personas que se esten casando vayan a ver a una pareja de estos animales.

Lobos

Los lobos, esas criaturas que siempre aparecen como personajes malvados y estafadores en los cuentos populares, nos muestran un lado de su vida digno de admiración. Sus relaciones familiares son más fieles y piadosas que incluso las del ser humano. La manada se forma en torno a un lobo y una loba con sus cachorros, y adoptan estructuras nucleares, donde se protege a los miembros y se respetan.

Gibones

Los gibones son los animales que se aparean de por vida, más cercanos a la especie humana. Forman vínculos de pareja muy fuertes y manifiestan un dimorfismo sexual, o sea, machos y hembras son del mismo tamaño aproximadamente, lo que señala que ambos sexos tienen igualdad en sus relaciones.


Enamorarse, del modo en que lo concebimos socialmente, es sin dudas un acto humano. Sin embargo, vale la pena preguntarse si en la naturaleza también se dan este tipo de relaciones. Los ejemplos de animales que se aparean a largo plazo, así como las características de sus interacciones, parecen apuntar a algún tipo de distinción y abren espacio a la duda.

Si comes estos alimentos, te picarán mas los mosquitos

Los humanos atraen a los mosquitos por varios factores, entre ellos el dióxido de carbono que se desprende de nuestra piel a través del calor corporal, del sudor y también a través de la respiración. Las personas de gran tamaño y las mujeres embarazadas son quienes más dióxido de carbono exhalan, por lo que son las preferidas de estos insectos.

También existe un factor genético. Un estudio concluyó que las personas con sangre Tipo O son las preferidas por los mosquitos. Además, los colores de ropa oscuros como el negro y el azul marino, y algunos perfumes hacen que aumente la posibilidad de que aterricen sobre nosotros.

Pero, nuestra dieta también influye, pues los mosquitos no pueden resistirse al ácido láctico, el cual nuestro cuerpo produce en mayor cantidad luego de consumir ciertos alimentos y puede ser percibido por los zancudos -cuyo sentido de olfato es muy poderoso- a través de nuestra piel. Te contamos a continuación cuáles son estos alimentos para que si puedes, los evites, o al menos optes por consumirlos en tu casa, a puerta cerrada.

Helados y otros productos lácteos


Con el calor del verano muchos recurrimos a esta delicia para refrescarnos. Consumir estos alimentos hace que nuestro cuerpo produzca ácido láctico, el cual atrae a los mosquitos. Si quieres comerte tu helado sin convertirte en presa fácil, tal vez sea mejor consumirlo adentro de la casa.

Alimentos salados

Una dieta alta en sodio también aumenta la cantidad de ácido láctico que tu cuerpo produce. Las papitas de bolsa, las papitas fritas, y hasta la tocineta en tu hamburguesa harán que los atraigas más.

Vegetales encurtidos

Este tipo de vegetales, como la salsa de pepinillos en vinagre (pickles), y el repollo (col) que sirven sobre los hot dogs, contienen ácido láctico.

Alimentos altos en potasio

Consumir alimentos altos en potasio como las bananas, las papas, las pasas y los aguacates (sí, guacamole incluido) hacen que nuestro cuerpo produzca más ácido láctico.


Colesterol alto

Se cree que tener el colesterol alto atrae a los mosquitos, así que tanto para evitar picadas como para tener mejor salud, debemos optar por carnes magras, e incluir más frutas y vegetales en nuestra dieta (evitando las que contienen mucho potasio, claro).

Alcohol

En la playa, en la piscina o en el patio con la familia y amigos, el verano es la excusa perfecta para refrescarse con unos tragos. Pero los científicos creen que consumir alcohol ayuda a atraer mosquitos, no solo porque los tragos tienden a ser dulces, sino porque el alcohol en sí aumenta la temperatura corporal, lo cual a los mosquitos les encanta.

Cerveza

Hasta una sola cerveza te puede hacer más susceptible a los mosquitos, dice un estudio. Se cree que tal vez tenga que ver con el aumento de etanol en la sangre y de la temperatura corporal que suceden al consumir esta bebida.

Postres y aromas dulces

El aroma a dulce atrae a los animalitos, en especial a los mosquitos. ¡Aléjate de ellos!

¿Por qué mirar la luz nos hace estornudar?

En 1991 un patólogo de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, llamado Emyr Benbow escribió una carta al editor del Jornal Británico de Oftalmología acerca de un fenómeno con un nombre cuando menos curioso.

"Incluso los síntomas más triviales son fácilmente tolerables si les puedes poner un nombre", escribió, "aunque esto solo produzca un entendimiento ilusorio de su significado.

El término al que se refería era "foto-estornudo".

Examen de la vista
Benbow sufría de una curiosa dolencia por la cual al pasar de un ambiente oscuro a otro más iluminado estornudaba.

Al descubrir que esto le pasaba a gente normal, se sintió un poco mejor.

La primera investigación sobre este fenómeno data probablemente de los años 50 y fue realizada por un investigador francés apellidado Sedan.

Sedan descubrió que algunos paciente estornudaban cuando usaba el oftalmoscopio para examinar sus retinas.

Al comenzar a investigar descubrió que tales pacientes también estornudaban cuando se los exponía a la luz solar, al flash fotográfico y, en un caso, luz ultravioleta.

Al describir el fenómeno anotó que el estornudo ocurre mientras el paciente se ve expuesto a la luz, y no continúa cuando ya están del todo expuestos.

Ya que Sedan no pudo encontrar nada sobre este fenómeno en la literatura médica concluyó que sería algo poco común.

Pero para cuando el médico H. C. Everett, que parece haber sido el primero en hablar de "reflejo de foto-estornudo", escribió sobre le fenómeno en una revista médica en 1964, se sabía bastante más.

Un dato era que parecía bastante más común de lo que en un principio se creía que era.

Según estudios podría afectar a entre un 17 y 35% de la población mundial: al 23% de los pacientes en el estudio de Everett y al 24% de donantes de sangre en otro estudio.

Luz brillante, grandes estornudos

Ahora se sabe bastante más de la biología tras este no tan raro fenómeno.

En 2010 un grupo de científicos dirigidos por el investigador Nicholas Eriksson halló posibles alteraciones genéticas que podrían provocar este tipo de estornudo, tras analizar los genotipos de unos 10.000 pacientes.

Una de las alteraciones está situada cerca del gen asociado con ataques epilépticos inducidos por la luz, lo que sugiere la posibilidad de una conexión biológica entre los dos síndromes.

Hay pocos estudios hechos en el laboratorio sobre este fenómeno, pero un doctor de Cleveland, Estados Unidos, reportó un caso interesante.

Una mujer de 55 años a la que trató tenía un historial de sufrir ataques, tanto de forma espontánea como en respuesta a la luz.

La mujer se describía como alguien que estornuda fácilmente pero nunca se dio cuenta de si sus estornudos podían ser en respuesta a la luz.

Para descubrirlo, Morris le aplicó luz a sus ojos de varias maneras.

En 1989 escribió en la revista de medicina de Cleveland que podía hacerla estornudar si le aplicaba luces intermitentes de 15 Hz.

En promedio, el estornudo ocurría 9.9 segundos después de aplicada la primer descarga de luz.

La luz le hacía estornudar dos veces seguidas, pero al menos una vez fueron tres.

"El intervalo entre estornudos era de entre dos y cuatro segundos", anotó Morris.

¿Cuál es la conexión?
A pesar de la información que los científicos han podido recolectar sobre este fenómeno nadie sabe exactamente cómo la estimulación óptica lleva al estornudo, pero una posibilidad es la conexión que existe entre los ojos y la nariz.

O también podría ser el resultado de un proceso llamado "generalización parasimpática", que ocurre cuando un estímulo excita una parte del sistema nervioso parasimpático y otras partes del sistema son también activadas.

Así que cuando la luz brillante provoca que las pupilas se contraigan, esto podría causar indirectamente secreción y congestión en las muco-membranas nasales, lo que lleva al estornudo.

Podría sonar como un asunto muy trivial, pero tal como dijo Benbow en su carta de 1991, puede resultar incluso peligroso en según la situación.

"Descubrimos que una repentina exposición a la luz al salir de un túnel de suficiente largo seguramente provocará un estornudo, e incluso un breve momento de ceguera", escribe.

El hombre que filmaba películas antes que el cine fuera inventado (El verdadero inventor del cine)

Si te preguntan quién hizo la primera película, ¿qué se te viene a la mente? ¿Tal vez nombres como el de los hermanos August y Louis Lumière o Thomas Edison? ¿O quizá recuerdas que te contaron cómo se asustó el público que vio por primera vez el corto que mostraba un tren llegando a una estación?

Pues resulta que ahora hay un contendiente al título de pionero en el séptimo arte: un nuevo documental alega que la primera película fue filmada en el norte de Inglaterra, pero su productor desapareció antes de poder reclamar su lugar en la historia del cine.

Todo ocurrió cuando una familia se reunió en un jardín en un suburbio de Leedshace más de 125 años, el 14 de octubre de 1888.

En ese grupo estaba Louis Le Prince, quien llevaba consigo una curiosa caja de caoba y le pidió a los demás -su hijo, suegros y una amiga- que caminaran en círculo frente a la caja.

La cámara pionera
La caja era la cámara Le Prince y todavía podemos ver la muy corta y silenciosa escena que capturó (en el video al final del post). Esa película fue filmada varios años antes de que Edison y los hermanos Lumière hicieran algo parecido. 


Es por eso que el director del documental "La primera película", David Wilkinson, insiste en que Le Prince es el verdadero padre de la cinematografía.

"Definitivamente hay razones de peso para decir eso", le dice a la BBC Toni Booth, curadora asociada del National Media Museum de Bradford, que aloja la histórica cámara y película.

"Si uno se fija en el mecanismo que la cámara usa, es muy similar al de todas las cámaras de imágenes en movimiento que vinieron después", explica.

"Tenía un único rollo de película que pasaba de un carrete a otro a través de un obturador y tomaba imágenes secuenciales, que luego fueron diseñadas para ser proyectadas y reproducir ese movimiento".

"Como una pieza grabadora de imágenes en movimiento en vivo, sí, yo diría que él fue el primero en lograrlo", añade.

La carrera para inventar
Le Prince nació en Metz, en el noreste de Francia. Estudió química y física en la universidad y luego trabajó como fotógrafo y pintor, antes de que le ofrecieran trabajo en la firma de ingeniería de John Whitley en la ciudad de Leeds.

Tres años después de mudarse allí se casó con la hija del jefe, Elizabeth Whitley. Por entonces, la fotografía estaba empezando a sentar raíces y Le Prince comenzó a experimentar con la idea de fotos móviles.

En la década de 1880 era uno de muchos inventores que estaban tratando decrear la tecnología para lo que sería el cine, que incluían a William Friese Green y Wordsworth Donisthorpe en Reino Unido, Eadweard Muybridge en Estados Unidos, Etienne-Jules Marey en Francia y los hermanos Skladanowsky en Alemania.

"Uno encuentra distintos argumentos para defender que tal o cual individuo fue el primero en inventar la cámara", dice Booth. "Todavía se debate. Para mí, todo depende de la definición de película y de la definición del cine".



¿Qué tecnología?

¿Cuál es la diferencia, por ejemplo, entre una serie de fotografías fijas tomadas en rápida sucesión y una película auténtica?

En 1878, Eadweard Muybridge puso 12 cámaras en fila para fotografiar un caballo de carreras en movimiento. Luego copio las fotos en un disco que giraba e inventó un aparato que hacía que el observador viera como si el caballo se estuviera moviendo.

"Logró la sensación de movimiento pero no capturó ese movimiento realmente como lo hacen las cámaras de cine", señala Wilkinson.

La primera cámara de Le Prince tenía 16 lentes y tomaba lo que Wilkinson también descarta como "fotografías secuenciales". Para él, una película es algo que se filma desde un sólo punto de vista, como lo hizo Le Prince con su siguiente invención: la cámara de un solo lente.

Además de la escena en el jardín, Le Prince usó esa cámara para filmar una secuencia corta de gente y carruajes en el puente de Leeds y a su hijo Adolfo tocando el acordeón.

Logró capturar la acción, pero su invención no servía de mucho si nadie podía ver la película después, así que experimentó con técnicas de proyección y planeó presentar su obra en público por primera vez en Nueva York en 1890.

Pero nunca llegó.

Tras visitar a su hermano Albert en Francia con dos amigos -los Wilsons-, se dice que Le Prince abordó un tren que iba de Dijon a París en septiembre de 1890.

Nadie lo volvió a ver jamás.

Final misterioso Hay muchas teorías sobre su desaparición.

Su viuda Lizzie creía que Edison lo había matado para quitar a un rival del camino.

Otros piensan que Le Prince se suicidó pues estaba al borde de la bancarrota, o que desapareció y empezó una nueva vida, o que su hermano Albert lo mató en una pelea por la herencia de su madre.

Hay quienes han especulado que su familia le ordenó que se fuera tras descubrir que era homosexual.

"De no haber desaparecido, su película habría sido presentada en Nueva York", señala Wilkinson.

"Estoy absolutamente convencido de que, de haber sido así, habría conseguido fondos de la muy distinguida audiencia para empezar a manufacturarlas a gran escala", añade.

"Habría hecho lo mismo que Edison y los hermanos Lumière, sólo que antes que ellos. Habría sido famoso".

Pero lo que pasó es que los Lumière y Edison lograron que el público pagara por ver sus películas, y Le Prince no llegó a formar parte de la historia.

"Técnicamente tuvo éxito, pero no comercial ni públicamente", dice Booth.

"Si las cosas hubieran sido distintas, quizá sería considerado como un par de Edison y los Lumière, o incluso un inventor superior a ellos. Es muy posible, pero sencillamente nunca lo sabremos".

La historia de la cámara fotográfica

Sin duda alguna, uno de los grandes inventos de la historia de la humanidad es la cámara fotográfica. Ella implicó importantes cambios en la cultura, el arte y la ciencia de nuestra sociedad y fue el puntapié inicial para otros inventos, como por ejemplo el cinematógrafo.


Piensen ustedes cómo sería el mundo hoy si la fotografía no hubiese sido inventada, todavía dependeríamos de pintores de retratos que nos mostrarían cómo son los rostros de las grandes personalidades o de las máximas autoridades. Al no inventarse la fotografía, como consecuencia no existiría el cine; y en Internet no encontraríamos más que texto y dibujos. Aburrido ¿verdad?

Por suerte para todos nosotros, una serie de descubrimientos científicos desencadenaron en la invención de la fotografía analógica y posteriormente la fotografía digital. A su vez, este invento fue perfeccionándose a tal punto que hoy podemos tomar fotografías de objetos tan pequeños como una molécula o tan distantes como planteas de otras galaxias.

A continuación te presentamos una breve historia sobre el proceso de desarrollo de este gran invento: la camara fotografica.

Los antecedentes: la cámara oscura

Tanto el filósofo chino Mo-Ti, en el siglo V a. de C. como Aristótoeles, en el siglo III a. de C., experimentaron y describieron en sus manuscritos, el proceso de la cámara oscura, también llamado camera obscura.

Sin embargo, no fue hasta muchos años después, en la Edad Media, cuando el físico y óptico árabe Abu Ali Hasan Ibn al-Haitham, más conocido como Alhazen (965-1039) desarrolla la cámara oscura para sus estudios y observaciones astronómicas.

Posteriormente muchos fueron los científicos que realizaron pruebas e investigaciones, que conllevaron a diferentes descubrimientos físicos, químicos y ópticos, los cuales confluyeron en la invención de la cámara fotográfica. Algunos de ellos fueron: Leonardo Da Vinci, Roger Bacon, Girolama Cardano, Johannes Kepler, entre otros.

Los comienzos de la fotografía
Los heliogramas de Niepce y otros intentos

Pero la historia propiamente dicha de la fotografía no comienza hasta la segunda mitad del siglo XIX, aproximadamente en el año 1826, cuando el científico francés Nicéphore Niepce, tras largos años de arduo trabajo, pudo obtener las primeras fotografías, también llamadas heliogramas, haciendo referencia a que obtenían a partir de la luz del sol.

Previamente y contemporáneamente a Niepce existieron otros científicos que investigaron y experimentaron en la técnica de grabar imágenes con luz, pero a través de métodos diferentes. Algunos de ellos fueron como Hércules Florence, Hippolythe Bayard y William Fox Talbot. Sin embargo es a Niepce y a Daguerre, de quien hablaremos más adelante, a quienes se les brinda la mayor parte del crédito de este invento.


Debido a lo rudimentario de los procedimientos, las primeras imágenes obtenidas por Niepce requerían largas exposiciones de más de ocho horas a plena luz del día para poder fijar la imagen; por ello es que se fotografiaban objetos o paisajes que no tuvieran movimiento.

El daguerrotipo: ¿la primera fotografía?

En el 1827 Niepce se asocia con Louis Daguerre, un mecenas y pintor de medio pelo, quien le insiste constantemente para que le revele el procedimiento para obtener las imágenes, a lo que Niepce se niega. Sin embargo en 1833, poco tiempo antes de morir, Niepce termina por revelarle sus secretos a Daguerre.

Este continúa con las investigaciones intentando mejorar algunos aspectos del descubrimiento de Niepce y en el año 1839, gracias al apoyo del Estado francés, patentó el invento y lo hizo público en la Academia de las Ciencias de París.

Las mejoras de Daguerre consistieron básicamente en reducir los tiempos de exposición, pero el resto del crédito debió ser para Niepce.

Etimológicamente la palabra fotografía quiere decir “dibujar con luz”, sin embargo, este no fue el nombre que recibió cuando se patentó el invento por primera vez, sino que recibió el nombre de “daguerrotipo”, lo cual considero muy injusto para el difunto Niepce. El procedimiento conocido como “fotografía” fue llamado así por primera vez en 1839, por el científico Sir John FW Herschel.

Los primeros retratos
En plena Revolución Industrial miles fueron las personas que acudían a las diferentes galerías de retratos de las grandes ciudades de Europa y Estados Unidos, para dejar su imagen retratada para la posteridad. Los daguerrotipos eran mucho más económicos que los retratos realizados por pintores y requerían menos tiempo de exposición ante el retratista.

Sin embargo todavía los tiempos de exposición eran altos y requerían que el retratado estuviera prácticamente inmóvil para que la imagen saliera bien, resulta muy gracioso ver hoy en día las sillas con los sujetadores de cabeza que obligaban a la persona a permanecer totalmente quieta mientras se hacía la exposición.

El procedimiento de Niepce
Las primeras fotografías realizadas por Niepce fueron con una cámara oscura bastante rudimentaria. Niepce ya la utilizaba previamente pero para dibujar o hacer observaciones.

Niepce colocaba dentro de la cámara oscura una placa de metal embadurnada con un betún preparado con sales de plata y lo colocaba dentro de la cámara oscura, dejaba que entrara la luz por el orificio e impactara sobre la placa embetunada.

Durante las primeras pruebas Niepce lograba que la luz impresionara en la placa, pero no lograba detener el procedimiento, por lo que las imágenes se perdían en pocos minutos. Luego de profundizar en sus investigaciones logró preparar un disolvente en el que colocaba la placa, luego de sacarla de la cámara oscura, con el que lograba detener el procedimiento.

El procedimiento creado por Niepce tenía la dificultad de las largas horas de exposición, lo cual mejoró Daguerre posteriormente, reduciéndolo a menos de 30 minutos.

El procedimiento de Daguerre

El procedimiento de Daguerre consistía en fijar las imágenes en una hoja de cobre, recubierta con un pulido de plata y yodo, creando una superficie sensible a la luz; esta placa se colocaba dentro de la cámara y se la exponía durante algunos minutos. Luego se lavaba la placa con una solución de cloruro de de plata, para detener el proceso y de esta manera quedaba la imagen que no se perdería, aún si se volviese a exponer a la luz.

Los daguerrotipos sin embargo tenían el inconveniente de que eran copias únicas, no se podían hacer reproducciones, eran el negativo y el positivo a la vez, dependiendo del punto de vista desde el cual se lo mirara y de la incidencia de la luz.

La innovación de Talbot: el calotipo
Fue Henry Fox Talbot, a quien nombramos anteriormente, quien logró poder sacar varias copias positivas de una negativa.

Talbot desarrolló unas hojas de papel impregnadas de una solución de sales de plata, las cuales tomaban del negativo original las imágenes con los tonos invertidos en escala de grises, obteniendo pues un positivo. Perfeccionó este invento hasta que lo difundió en 1841, con el nombre de calotipo.

Tres importantes mejoras posteriores
Posteriormente las mejoras y nuevos descubrimientos en torno a la fotografía se sucedieron uno tras otro, de los cuales destaco tres: la creación del rollo de negativo, la fotografía color y la fotografía digital.

El rollo de película fotosensible fue desarrollado por George Eastman. Fue realizado en un material flexible que no se rompía al enrollarlo, cubierto con una emulsión de nitrato de celulosa. Este invento permitió que las cámaras comenzaran a fabricarse más masivamente y que se compraran para utilizarlas con fines domésticos.

La película para fotografías a color fue desarrollada entre 1935 y 1940, gracias a las investigaciones de la compañía fotográfica Kodak.

Y finalmente, podemos destacar como uno de los avances más importantes en la historia de la fotografía, la aparición de la cámara digital, en el año 1975 desarrollada por Kodak, que encargó el proyecto a Steve Sasson.